martes, 9 de febrero de 2016

Infancia, fértil territorio para las misiones.

Huchas de todos los colores
El esquema de los titiriteros de la compañía "Títeres desde abajo" tiene nobles antecedentes religiosos en el DOMUND. ¿Alguien les preguntaba a los chinitos, a los negritos, a los retoños de pieles rojas, a los niños antárticos, a los chicos moros, si querían ser adoctrinados en el catolicismo? ¿Alguien le pregunta a un bebé si quiere ser bautizado? ¿Autorizaba el rebaneo un niño judio circunciso? A las niñas egipcias, por ejemplo, ¿les pide alguien permiso para privarlas del clítoris? ¿Conocen a algún chico que se pirre por asistir a la catequesis? Los cómicos piensan que a los niños hay que alertarlos de los peligros del mal, en su caso, la religión, los aparatos represivos del Estado, los bancos... Y proceden a ello con sus títeres de la cachiporra, que desde siempre han resuelto los conflictos de la infancia a palos.Y los maestros, ¿no adoctrinábamos en clase a los alumnos en nuestra forma de ver las cosas? Infancia, fértil territorio para las misiones

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Mark, lector amable. Un saludo cordial

      Eliminar
  2. Ya me acuerdo yo cuando ibamos con la hucha intentando acorralar a las senoras encopetadas y catolicisimas.
    Mira, esta manita mientra atravesaba el parque han entrado los "corderitos"de los Testigos de Jahova, dos autobuses llenitos, todos uniformados y en filas disciplinadas...
    Empecemos coo los ninos!
    Gracias por recordarnoslo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí, Igoa, por leer mis cosas. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar