jueves, 18 de septiembre de 2014

El plegamiento educativo

Entre Inglaterra y el Báltico
RESCATO de mi PC un texto antiguo sobre el comienzo de curso escolar. Dice así: "De entre tantos intereses, de entre tantos 'agentes sociales', como se reúnen en torno a la Escuela, sobresalen, como cimas del plegamiento educativo que se consuma en septiembre, los profesores y los alumnos que, tras la conmoción inicial, en la que todos participamos, apagados los focos de la atención pública, van a quedarse solos, cara a cara, como los amantes primerizos que se adentran trémulos y asustados en un laberinto del que no saben con qué desgarros y estigmas, prodigiosos o indeseables, saldrán a la luz del desamor o de la vida". Lo cuelgo en el facebook e, inmediatamente, mi amigo Pánfilo lo califica de cursilón. Para bajarme los humos, pienso. Dice él -para explicar el que me haya puesto tan suavón- que, como la última entrada de mi muro obtuvo comentarios muy desabridos (y no pudiendo yo soportar que no me quieran), "te descuelgas ahora con esto de los amantes y los niños, ¡populista!". Precisamente en el post que provocó tantas reacciones adversas me preguntaba por el significado de la palabra 'populismo': "El diccionario esencial de la Real Academia (2006)", escribía yo, "se compromete poco cuando define populismo, la palabra trendy topic de los últimos días. Sólo dice: "Tendencia política que pretende prestar atención especial a los problemas de las clases populares". El caso es que la gente anda muy confundida con este término. Porque de creerse el Secretario General del PSOE su propia afirmación de que no pactará con los populismos, tendría que expulsar del partido a Susana Díaz, notoria populista. Si la Academia se hubiera esforzado algo más, ¿sabríamos qué es populismo? ¿Ser cariñoso con los 'inferiores', sin dejar de considerarlos inferiores?, ¿despertar esperanzas entre los ciudadanos con un trato dulce y campechano, para luego, frustrarlas? ¿Es eso populismo? ¿Hay populistas, porque la gente los necesita como a los curas? Si ser populista es prometer imposibles, ¿qué partido no es populista? Buscar votos entre cofrades y costaleros, sobando a sus titulares, como a niños en época de elecciones, ¿es ser populista? ¿Se puede hoy ser otra cosa que populista? ¡Cómo esperemos que la Academia conteste a todas esas preguntas, estamos aviados! El Diccionario también dice que populismo se usa en "sentido despectivo". No me cabe duda de que Pánfilo, el puñetero, me llama populista, en el peor de los sentidos.

2 comentarios:

  1. Dejando a un lado lo de "cursilón"...Ya sabes como son los hijos! ( a mí me llaman carroza...), has sabido poner los puntos sobre las i.... "Tendencia política que pretende prestar atención especial a los problemas de las clases populares"....

    Esperemos que se enteren!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que pretende, sólo lo pretende, prestar atención especial a los problemas de los de las clases populares". Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar