jueves, 15 de noviembre de 2012

Bufones de corte

Tiirón de orejas, de Juan Vida
ES fama que los bufones de la corte tenían "carte blanche" y podían decir a sus señores, sin que su vida peligrara, "las verdades: las bárbaras, terribles, amorosas crueldades" de las que habló el poeta Gabriel Celaya. Hoy parecen empeñados en castigarnos con las mentiras más bárbaras y terribles. Si mueren cuatro chicas en la fiesta de Halloween, en el recinto municipal del Madrid Arena, Ana Botella, cuando todavía no está descartada su responsabilidad como alcaldesa en la catástrofe, en una misa en la Almudena delante de Rouco, sin importarle herir a los padres, se atreve a lanzar esta homilía como si no estuviera bajo sospecha: "Señora-, conocisteis el dolor más profundo que puede sentir el corazón humano, el de la pérdida de un hijo […]. Por eso, hoy os pido que extendáis el manto de vuestra infinita misericordia sobre los padres de Cristina, Katia, Rocío y Belén, y sobre sus familiares y amigos para que les ayudéis a sobrellevar el dolor de su ausencia". El local donde las chicas fueron aplastadas albergó esa noche 23.000 espectadores, cuando su aforo es sólo de 10.000. Crueldad gratuita, en presencia de un cardenal que seguía atentamente la plática de la dama, dispuesto, quizá, a recomendarla a Benedicto XVI, como la primera mujer sacerdote de la Iglesia. Por su parte, Montoro ha dicho que los matrimonios gays van a hacer subir el paro. Entran ganas, al oír esta bárbara mentira, de presentarse a las próximas elecciones para perder todo pudor y todo respeto hacia los demás y hacia uno mismo y poder decir en cada momento lo que se nos ocurra, confiando en que los compis, cuando te vean por los pasillos del Congreso, te digan, golpeándote en la espalda: "Cristóbal, muy bueno lo tuyo sobre el paro y los maricones". 

El día 7 del presente mes, Trinidad Jiménez, encapsulada en esa burbuja impenetrable y odiosa en la que se han sumergido los políticos, ha declarado que el PSOE podría estar de acuerdo con el PP en iniciativas que reduzcan burocracia y que supriman gastos ineficientes. "Y si hay que reducir coches oficiales, pues que se haga", ha añadido. Ahora bien, ha advertido de que este tipo de medidas tiene "nula relevancia en el gasto público: anunciar esto en el Consejo de Ministros no tiene sentido porque no tiene ninguna consecuencia desde el punto de vista económico -para ella 10 millones de euros son una minucia- y no me parece relevante". Sensibilidad extrema la de Jiménez que no advierte lo feo que queda que te vean entrar en tu lujoso coche blindado, cuando muchas criaturas se ve obligada a salir de a la fuerza de sus casas.

1 comentario:

  1. Buenos días Pablo, estamos sumidos en tal cúmulo de despropósitos delirantes, que si no fuera por el drama de los hijos del pueblo español, sería para mondarse de risa. Este circo mundial, donde cada payaso compite por ser mas payaso inoportuno e indecente que el de al lado, vestidos y rodeados de inalcanzables y deslumbrantes oropeles, deja chico a cualquiera de los circos que hemos visto en nuestras infancias, mucho mas humildes sus brillantinas e inocuos para los de a pie. Empiezo a pensar que existe una droga, además del dinero, que los demás no conocemos, que lleva a éstos elementos a la servidumbre de aquellos capaces de pisotearnos hasta la dignidad sin el menor escrúpulo, para empezar a amansarnos y que tengamos claro que a partir de ahora sobrevivirá el que ellos elijan.
    Estos politicastros que nos tocan son meros servidores contentos de poder ejercer su fiel oficio y conseguir para sus amos la humillación total de las masas, que en su momento osaron rebelarse un poquito y soñar que sentaban las bases de una sociedad equitativa y ética.
    Esta vida humana, así planteada, no parece un tránsito, suena a eternidad. Soñaran ellos con la inmortalidad?

    ResponderEliminar