miércoles, 8 de agosto de 2012

Gordillo en la hoguera

¿Cuándo un Estado de Derecho deja de serlo?: cuando la corrupción es tan generalizada que las condenas que se hacen a Gordillo, provenientes de los poderes del Estado, resultan ridículas porque cualquiera les puede decir a jueces, fiscales, Corona, políticos y líderes sindicales: "Y tú más". ¿Principal perjudicado? El ciudadano, que tiene derecho a que no le roben, le engañen, abusen de su aguante, los que tendrían que defenderlo de los asaltantes a supermercados con la ejemplaridad de la virtud democrática por excelencia, la honradez. A la insignificante rapiña de Gordillo, el brutal saqueo de la banca y de los funcionarios. Sólo me duele que hayan hecho sufrir a los trabajadores del súper. Ellos tampoco se lo merecen.

1 comentario:

  1. No se lo merecen, pero tampoco les pagan para ser policías. Claro que en el mercadona los tienen tan bien adoctrinados... que pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar