jueves, 8 de diciembre de 2011

Alas de mariposa


Cuando Mantegna pinta los ángeles de la Cámara de los Esposos del Palacio Ducal de Mantua con las alas de mariposa de Psique, la amada de Eros del mito clásico,  en lugar de retratarlos con las de gavilán o de paloma con las que los adornaba la iconografía medieval, se puede decir que el Renacimiento ha triunfado definitivamente. Signos fueron también de su victoria sobre los siglos oscuros, la renuncia de Montaigne a los referentes bíblicos: en sus Ensayos  se refiere a Cristo sólo 9 veces,  mientras que cita a Sócrates  en 100 ocasiones. No menos significativo es el cuadro del Maestro de Segovia, Abrosius Benson (siglo XVI), en el que la Magdalena descuida, en parte, el tarro de bálsamo con el que tendría que aliviar el cansancio de los pies de Jesús y se pone a leer un libro.  Ahora también hemos de permanecer pendientes de los signos de la instalación de la nueva, y sedienta, clase política en los centros de poder. Hasta que no vea que los guiones de Amar en Tiempos revueltos y de Aguila Roja se escriben en los despachos  del PP, como se han venido gestando hasta ahora en los del PSOE,  no estaré seguro del cambio. Cuando el bondadoso abuelo de El Asturiano adultere el vino, y  Marcelino, su  hijo, y mejor padre, se enrede con una vicetiple del teatro Calderón y Manolita, la madre de todas las criaturas, esa santa laica del melodrama socialdemócrata,  se escape con un banderillero de Ordoñez, abandonando a sus seis hijos, incluida la pequeña operada del oído en Barcelona por una eminencia médica, empezaré a admitir que algo ha cambiado. Porque quizá los telediarios sigan dando muestras de una cierta neutralidad política, pero estoy seguro que los guiones de las series de éxito de TVE se seguirán escribiendo en la Moncloa, y los supervisará Rajoy, como antes lo hizo Zapatero: que de Goebbels aquí ha cambiado mucho la propaganda política. Prepárense para que, hasta el  ambicioso y manipulador Cardenal Mendoza de Águila Roja se vuelva bueno y se parezca cada vez más al Cardenal  Rouco Valera. Esta será la señal definitiva del alborear de la nueva época. La televisión municipal granadina,  en algún momento, también dejará de ofrecer machaconamente la foto fija de Sebastián Pérez o del alcalde en sus informativos y se inclinará por el melodrama político para hacer propaganda. Orar en tiempos excelsos, si se me acepta este título para la futura serie de  TG7, sería el vehículo de los fervores y valores de los populares. El episodio de la adolescente expulsada de la procesión de la Patrona podría inspirar los primeros capítulos de esta telenovela.

3 comentarios:

  1. oh señor¡
    no soy quien para poderte reprochar
    porque muy bien lo sabes tú
    que creo en ti con devoción y lealtad
    ora pronobis
    ¡oh señor¡
    ese amor del que tanto hablaste tú
    por cada día se pierde más
    y un interés tan solo es la humanidad
    ora pronobis
    ¡oh señor¡
    vuelve el amor a la tierra
    antes de que ya sea tarde
    y que una guerra cobarde
    destruya la humanidad
    ora pronobis
    ¡oh señor¡
    ese amor del que tanto hablaste tú
    por cada ida se pierde más
    y un interés tan sólo es la humanidad
    Ora pronobis,
    ora pronobis,
    ora pronobis,
    ora pronobis...

    Podría servir,como fondo musical de la dicha telenovela TG7, no?
    Saludos de parte de Juan y los demás.

    ResponderEliminar
  2. Morayma, ¡qué me place el poema! A ver si nos lo aceptan como música de fondo de "Orar en tiempos excelsos", cantado por Shakira. Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu amabilidad, tu siempre en tu sitio, como debe ser.

    ResponderEliminar