miércoles, 9 de marzo de 2011

Efecto iPAD: el mundo al derecho

La utilidad de “rotación de pantalla” de que dispone el iPAD es muy útil, te permite ver siempre las cosas derechas. Por mucho que intentes tumbar un texto o una imagen, si tienes activado el modo “rotación de pantalla”, el aparato los enderezará de inmediato.  Parece que la “tableta” tiene éxito. Pero estos artilugios no siempre están libres de efectos adversos: los que usan continuamente el aparato pueden padecer el síndrome del mundo al derecho. Se da entre políticos y periodistas, principalmente, y cursa con síntomas no siempre benignos. Enderezar la versión judicial del 11M, convertir en positivos los resultados negativos de las encuestas, poner a Zapatero de pie, siempre que los golpes de la realidad lo tumban. Apuntalar a los imputados, cuando son de tu partido… Que el atractivo flácido de Rajoy aparezca inhiesto.  Desde que este aparato está en el mercado no hay forma de ver el mundo boca abajo, que es como lo vemos los que no podemos pasarnos a APPLE-MAC.

8 comentarios:

  1. La tecnología es, por definición y designio Mcdivino, optimista, aunque la real realidad sea pesimista.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  2. Opongamos al pesimismo de la realidad el optimismo de la tecnología, como intuyó Gramsci. Gracias, trasindependiente, y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado don Pablo:
    Desde éste, mi cuasi monacal retiro, en un magnífico día lluvioso y ante el añoso, lento, casi cansino, pero maravilloso aparato, criticado ampliamente por mis hijos amantes de la instantaneidad, me asomo a su patio, y celebro su descriptiva entrada de hoy con constante jolgorio al imaginar a estos prohombres, como marionetas desmadejadas en su lucha constante por mantener la verticalidad.

    ResponderEliminar
  4. Ana María, ¡donde se ponga un K-40, mi primer ordenador (que por no tener ni tenía gigas), que se quite la instantaneidad y sus amantes, aunque formen parte de tu paquete genético. Aquí también llueve y no me importaría que este mi retiro fuera monacal, si alguna monja de haldas crujientes me ayudara a expulsar la soledad de sus rincones. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo un ipad, fruto de un generoso regalo, y ya que he sido albañil, me admira el hecho de tener un nivel tan solícito, pienso que debería ser incluido entre los símbolos masones junto a la escuadra y el compás, sustituyendo a la plomada.
    Estoy de acuerdo con Pablo en que en estos tiempos de zozobra es bueno tener una tableta de este tipo que siempre mantenga la información a plomo cuándo el resto de cosas se desploman sin remisión.
    No existe postura en tu sillón, sofá o cama que tuerza la voluntad de esta maravilla tecnológica.

    ResponderEliminar
  6. Querido Gran Junior, la inteligencia que se derrama en este genial comentario indica que todavía eres capaz de ver el mundo como es (aproximadamente). Cuídate para que el 'efecto iPad' no te alcance.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, parece que han encontrado una forma de curar la adicción al iPad en 3 sencillos pasos: http://youtu.be/jC5lFMu2Qak

    ResponderEliminar
  8. Contundente, profe. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar