sábado, 18 de diciembre de 2010

Estado de Alarma Ciudadana



Aznar, sentencia un juez, cobró sobresueldos del PP
"El mal no tiene remedio cuando los vicios
se han convertido en costumbre"
Cuando Séneca escribió lo de más arriba desconocía los efectos paliativos de los Estados de Alarma usados con discreción por los ciudadanos en el tratamiento del mal. Casos en los que “la ciudadanía” podrían declarar el Estado de Alarma Ciudadana y relajar al brazo seglar a los responsables de los hechos que se detallan (no exhaustivamente), cuando estos sean funcionarios del Estado, políticos en ejercicio, personajes públicos, o líderes de opinión:
1. Cada vez que un político introduzca en su discurso la palabra “sinceramente” o/y "ilusionante".
2. Cada vez que un político solicite para un miembro de su partido la protección de la “presunción de inocencia”, habiéndosela negado previamente a un adversario.
3. Cada vez que alguien intervenga en una asamblea, en la que hay mujeres y en la que ninguna de ellas ha pedido la palabra porque no quiere intervenir, quejándose de que las mujeres están discriminadas.
4. En todas las ocasiones en las que un poderoso haya empleado su poder para enriquecerse.
5. Cada vez que desde una concejalía, desde la presidencia de cualquier observatorio desde el que observar, sin ser observado, o desde cualquier sede de poder o influencia se repartan regalías y beneficios a parientes y amigos.
6. Siempre que se incite por misioneros culturales pagados por las diputaciones a ciudadanos, recién salidos de la oralidad, asistentes a talleres literarios, a escribir sonetos o dramas sin haberles dotado antes del conocimiento del canon literario y de sus reglas.
7. Cada vez que un político papagayo recite la opinión insostenible de su partido sobre algún acontecimiento haciendo uso de una prosodia acelerada, como de letra pequeña, copiada de los anuncios televisivos de medicamentos, cuando la voz en off se dispara y dice: “lea las instrucciones de este medicamento y consulte a su farmacéutico”.
8. Cada vez que un político corrupto predique que hay que educar “en valores” a nuestros hijos.
9. Si llegásemos a conocer que responsables públicos que cobran dos sueldos o, simplemente, que cobran algo más del salario mínimo, afirman que están en política “por vocación de servicio”.
10. Cada vez que un columnista de opinión o un tertuliano padezca el “síndrome del tribuno” y se dedique a decirle a unos y a otros que están equivocados y cómo deben de actuar.
En todos estos casos, se les abrirá expediente a los imputados, se les suspenderá de empleo y de dos de sus sueldos, y sobre todo se procederá a “ciudadanizarlos”, es decir, a privarlos de todos los privilegios negados a los ciudadanos menos avispados, que somos la inmensa mayoría. Pasarían a ser los últimos de la fila. O pasaríamos, si es que se mete mano también a los blogueros.

8 comentarios:

  1. Asín está la cosa, si señor. Yo añadiría a la lista lo de "España necesita" y todas sus variantes "lo que los españoles necesitan, lo que de verdad preocupa a los españoles, los problemas reales de los españoles, etc." (incluyendo por supuesto cuando se aplique la enmienda transacional de corrección política "y las españolas").

    La verdad es que no paran de sucederse aconticimientos que cada día me alejan más del interés por lo político y social, uno de mis vicios principales desde que tengo recuerdo. Pero es que, si sigo prestando atención a lo que se dice y escribe por ahí, caeré en la depresión profunda, en el dolor del exilio interior que ya sé lo mal que acaba (Ortega, Unamuno, Joaquín Costa, María Zambrano, Haro Tecglen, tenemos mil ejemplos de mil colores).

    Iñaki Gabilondo diciendo que no tiene sitio en este país para seguir trabajando (lo sé de primera mano, además de la entrevista con Wyoming del otro día), los neofascistas y corruptos esperando a que les caiga el Gobierno encima, cual manzana madura (o podrida) en un añito y medio nomás, Zapatero cruzando el Rubicón de la demencia monclovita y creyéndose ya el intérprete de "lo que necesita España" y dice, el hijo de las cien mil pares de recontra...meretrices (con mi respeto para ellas por delante) que él, perdón Él, "asume todas las consecuencias". Bueno, supongo que se refiere a que ya está esperando su retirada como consejero en alguna gran empresa energética, como su hermano mayor, Felipe. Porque, al resto de la clase trabajadora nos esperan otras "consecuencias" que él no asumirá, ni olerá ni de lejos...trabajar hasta morir, cobrar una mierda de pensión, tener privatizados todos los servicios públicos, no tener sindicatos ni convenios colectivos y acabar del todo con la idea de que existía una cosa que se llamaba socialdemocracia.

    En fin, voy a calentar las lentejas pa mi niño y pa mi y a ver los Simpsons, que tienen mucha más profundidad dialéctica que todos los tertulianos españoles juntos.

    ¡Salud y República!

    ResponderEliminar
  2. Dilecto Corleone, parece que estamos, o estáis los más jóvenes, condenados a decir de nuevo:"No es esto, no es esto". Llegamos a este final de ciclo con una clase política (y cada vez es más difícil salvar a alguien) frívola, vocinglera, inepta y poco estudiosa. Que ha acentuado y justificado las corruptelas de cada uno de nosotros.El que tú estés ahora calentándole las lentejas a tu niño, o el que yo acabe de limpiar unas sardinas, de hacer ensaladilla rusa y de sofreir unos chocos para preparar un guiso de patatas con calamares, siguiendo la receta de mi añorada madre, supone un rayo de esperanza. El que haya gente haciendo humildemente y con entusiasmo lo que quiere y tiene que hacer, puede salvarnos de nuevo. Ayer asistí a un concierto de Navidad en el M.de Falla de Granada.Bach. Un director sin pretensiones ni guapismos dirigía con corrección y oficio al coro y a la orquesta de Granada. En la pausa alguien me dijo que los de coro no cobraban regularmente. Pero estaban contentos, limpios, y entusiastas cantando primorosamente. Si dejan de cantar, es que la cosa está muy fea.

    ResponderEliminar
  3. Primero una pregunta
    "Recien salidos de la oralidad", no termino de ver el significado, no sería "a la oralidad"
    Perdona por mi impertinencia y mi posible pedantería, aunque si me vieras la mirada no dudarias, es inocente.
    Por lo demás totalmente de acuerdo, lo que no se es si no han conseguido ya extenuarnos y no tener fuerzas ni para activar el Estado de Alarma Ciudadana.
    Sobre todo por que no hay ni uno en la palestra, partido o personaje, que ofrezca un discurso diferente, para qué decir nuevo...
    Somos como los bueyes uncidos, cada palabra suya nos aguija y humilla...
    ...y como dice Corleone, nos envía al doloroso exilio interior.
    Y aunque nos refugiemos en las lentejas, las papas o los calamares, los hijos, los nietos, o los coros... los árboles o el aire que respiramos, o en vosotros, (gracias por estar ahí), la realidad es que, por todos eso, nos tenemos que cercenar una parte de nuestro ser, para poder seguir viviendo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando una lectora avezada como tú, Ana María, no entiende un escrito, es porque no está suficientemente claro. Tu objeción despierta en mí los peores instintos dormidos, el instinto de aclarar las dudas, de explicar cosas, deformación que contraje por culpa de mi profesión.Casi que me entran ganas de hacerlo en una nueva entrada...Quizá lo haga. Estará dedicada a la idea que tengo de lo que es la "oralidad secundaria". Algo adelanté en el post que titulé "Caligrafías". Lo encontrarás en este blog. Gracias y un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Caligrafías! ¿Dónde estáis? ¡Que no os encuentro!

    ResponderEliminar
  6. Ah! Ya os he encontrado. ¡No hay como llamar!

    ResponderEliminar
  7. Suscribo, Pablo, suscribo. Y que, se me ocurre al bote pronto de ahora mismo, que igual al protocolo de ciudadanización que vuesa merced esboza se le podría, aparte y además de la reglamentaria apertura de expedientes y demás medidas disciplinarias, añadir, y es un poner, no sé cómo diszirle, una simbólica imposición/ejecución de pública colleja admonitoria en plaza pública a-mologá y en horario del del primetime. Es sólo una ocurrencia. Sepa usted disculparme y sacar destos rengloncicos míos, manque yerren, un abrazo agradecido, como siempre, por la buena respiración de tu escritura.

    ResponderEliminar
  8. La luisa, me apunto a lo de la "colleja pública y admonitoria", atados al rollo jurisdicional de Villalón de Campos que es sólido y no carece de valor artístico. Para mayor escarnio se les podía vestir con los tutús que lucen los danzantes de Herrín de Campos, pueblo cercano, el día de San Antonio divino. A ver si el precioso Antonio obtiene de Dios inmenso que por su gracia divina alumbre el entendimiento de estos zotes. Luisa tengo ganas de veros y tomar una cervecita en alguna parte. Gracias por tu aprecio.

    ResponderEliminar